Miércoles, 07 Diciembre 2016 11:38

"Los efectos de la paz van a demorar": Daniel Pécaut

 

"Los colombianos no saben nada de historia. Piensan en la historia por medio de lugares comunes, que las catástrofes son cortes en la historia que no permiten construir una narrativa de conjunto. Es fundamentalmente sobre el conflicto armado." Daniel Pecaut

La Red Líder: ¿Cuáles considera que son esas influencias que han determinado su estilo y motivaciones de liderazgo?

Daniel Pécaut: Por un lado, la experiencia de vida personal. A los 8 años me tocó vivir la Segunda Guerra Mundial y murieron personas muy cercanas. Esa es una experiencia e historia fundamental que me ha marcado. Por otro lado, en mi familia habían varios profesores de filosofía o interesados en el tema. Además, maestros que he tenido y que admiro mucho. De una u otra manera eso influyó en mí.

LRL: ¿Cuál es el origen regional de su familia?

DP: Mi familia es francesa. Somos de las pocas familias que desde 1850 vivimos en Paris. Lo que caracteriza a la familia es que todos son republicanos e interesados en la política. Participaron en el debate de 1870 sobre el establecimiento y fortalecimiento de la República de Francia. Mis abuelos participaron de la laicidad en Francia.

LRL: ¿Cuáles fueron sus primeros rasgos o insinuaciones de liderazgo?

DP: Desde siempre. Cuando estudié filosofía me especialicé en filosofía política. Siempre estuve por razones personales leyendo mucho sobre la historia de la Segunda Guerra Mundial.

LRL: ¿Cómo llegó a estudiar los temas de Colombia?

DP: Por casualidad. Quería investigar sobre América Latina, pero el director de la investigación, Alain Touraine, decidió hacerla sobre Argentina, Chile y en un país desconocido y extraño. Me mandó como joven investigador a Colombia. Un país civilista que no tenía un golpe militar o régimen dictatorial como otros países de América Latina. Retomo la expresión de David Bushnell, ‘una nación a pesar de sí misma’. Hay dos cosas que me siguen fascinando. En primer lugar, cómo hace ese país para tener estabilidad institucional.

En segundo lugar, es un país que nunca ha podido tener una visión de su propia historia. De esto es lo que quiero escribir ahora. A todos los colombianos les encanta contar la historia de Colombia como la Guerra de los Mil Días, el asesinato de Uribe Uribe, el asesinato de Gaitán, la violencia, el conflicto armado y la catástrofe. Eso no tiene nada que ver con el país que alcancé a conocer en 1960 y el país de ahora.

LRL: ¿Cómo describiría la cultura de liderazgo del país?

DP: En este país lo fundamental es la negociación y la mermelada. Negociar con el Congreso y con las redes clientelares en el campo. Es un país en el cual el mayor talento político es el talento de negociar. El problema en Colombia es que cualquier hombre de estado pasa su tiempo negociando con unos y otros. Es un país de clientelas y está construido sobre la base de estas leyes.

LRL: ¿Cómo entiende un líder?

DP: Es saber manejar dos cosas al mismo tiempo. Tener una visión no del momento sino del porvenir. Los que tienen una visión realista son muy pocos en Colombia y en Francia.

Uno de los líderes que tuve el honor de conocer bastante es Nicanor Restrepo. Era un hombre sencillo, que no posaba de gran líder, pero era alguien que tenía una capacidad de influir en el mundo empresarial. Fui muy amigo de él porque hizo su tesis en Paris. Dejó su puesto como empresario y vino a Paris. Decidió llevar a cabo una tesis sobre la historia empresarial en Colombia. Me parecía una apuesta imposible, porque es un desafío muy grande que un hombre de negocios se ponga a escribir como estudiante una tesis. Me fue posible ver que era un hombre con liderazgo, de visión a corto, mediano y largo plazo y con una autoridad basada en la capacidad de convencer.

LRL: ¿A qué personas de la vida pública le reconoce liderazgo?

DP: Álvaro Uribe es alguien que ha tenido una capacidad de liderazgo que ha sabido hacer algo de populismo sin populismo. Sus consejos comunitarios pretendían acercarse a la gente pero sin ser populista porque no hacía ninguna reforma social importante. También fue el primero que alcanzó a generar un sentido de nacionalismo entre los colombianos cuando rompió relaciones diplomáticas con Venezuela. Por primera vez el 80 por ciento de los colombianos tuvieron a un enemigo exterior.

Lo último es que manejó un discurso ideológico contra las Farc y los terroristas que impactó mucho en la gente. Manejó la visión amigo – enemigo y utilizó fundamentos religiosos. Dejó de lado la idea de pensar en reformas sociales. El tema de reforma agraria se volvió un tema casi prohibido como si fuese un tema subversivo. No lo voy a comparar con Ordoñez porque Uribe es mucho más moderno que Ordóñez.

LRL: Y mirando hacia atrás, pensando en líderes colombianos ¿cuál le atrae?

DP: Los dos hombres que me parece que merecen el título de hombres de Estado son Carlos Lleras Restrepo y Virgilio Barco. Carlos Lleras Restrepo porque es un político del cual no se conocen todas sus iniciativas. Desde 1930 cuando era Secretario de Agricultura de Cundinamarca ya estaba peleando por una reforma agraria. Además, fue el organizador del Estado en los años 40 con el gobierno de Eduardo Santos. Durante su gobierno como presidente fue quien construyó la tecnocracia de Colombia. No hay que olvidar que también intentó promover una reforma agraria por medio de ANUC. Él fracasó porque tuvo muchos enemigos entre conservadores, terratenientes, anarquistas que lo veían como un pequeño dictador. Lo conocí de cerca cuando estuve en Colombia.

Virgilio Barco porque le tocó el peor momento de Colombia. La gente no recuerda el terrorismo de esa época. Ahora cuando la gente habla de conflicto armado, se olvida de la década de los 80 hasta el 93. A pesar de que tenía muchos problemas de salud, buscó salvar lo que se podía de las instituciones en lugar imponer un gobierno dictatorial. La salida la encontró a través de César Gaviria y Galán. Una salida democrática y de lucidez por medio de la constituyente.

LRL: Dentro de 20 años unos historiadores deciden estudiar este momento de la vida del país, a través de cinco líderes emblemáticos. ¿Qué cinco líderes escogería usted para estudiar?

DP: Juan Manuel Santos tuvo un papel muy importante, así como los dos negociadores de La Habana, Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo. Los dos negociadores tuvieron un talento más o menos excepcional. Habría que tener en cuenta quiénes armaron protesta contra el Acuerdo y como consiguieron el apoyo en amplios sectores de la población.

Falta estudiar de manera más general qué pasó. Cómo después de tantos desaparecidos, muertos, masacres y sufrimientos reapareció un sentimiento conservador que viene de mucho tiempo atrás. El mismo fondo que estaba cuando la primera violencia en los años de Laureano Gómez y que reaparece con un señor como Ordóñez. Por eso es tan ilustrativo que Uribe hablé de resistencia civil, cuando esa era la palabra que se manejaba en los años de La Violencia.

Modificado por última vez en Jueves, 08 Diciembre 2016 09:56