Jueves, 23 Febrero 2017 16:47

Respaldo a los profesores frente a sus denuncias de persecución y acoso laboral en universidades públicas

COMUNICADO

RESPALDO A LOS PROFESORES FRENTE A SUS DENUNCIAS DE PERSECUCIÓN Y ACOSO LABORAL EN LA UNIVERSIDADES PÚBLICAS

La Asamblea Nacional de Delegados de ASPU 2017 desarrollada en la ciudad de Bogotá en las instalaciones de la Universidad Nacional de Colombia los días 16, 17 y 18 de febrero de 2017, como máximo órgano decisorio de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios (ASPU):

Denunciamos los casos de persecución laboral, que realizan algunos rectores y otras directivas de las universidades, cuando los profesores, en cumplimiento de su compromiso ético con la academia y la sociedad, denuncian ante las autoridades internas y externas los casos irregulares que se presenta dentro de ellas. Casos de denuncias sobre posibles plagios, matrículas irregulares, mal manejo del recurso público, entre otras.

Específicamente, denunciamos persecución en los casos de dos profesoras:

La primera, el caso de la profesora Carmen Fonseca quien viene siendo objeto de esta situación en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) a raíz de una denuncia que salió publicada en una noticia El Espectador titulada: “Lo absurdo de denunciar plagio en la U. Pedagógica”, en la cual la profesora Fonseca afirma que fue víctima de persecución y acoso laboral como retaliación por dos denuncias que realizó al interior de la Licenciatura en Física sobre un posible Plagio realizado por una estudiante; con posterioridad a las denuncias la profesora fue desmejorada en sus condiciones laborales, se le cambio su modalidad de vinculación, de profesora mal llamada “Ocasional” de Tiempo Completo a Medio Tiempo, afectando directamente su derecho al trabajo en condiciones dignas y justas. Como resultado de la denuncia ante los medios, la maestra Fonseca, está siendo cuestionada porque está “dañando la imagen” de la Universidad por acudir a los medios.

La segunda, el caso de la profesora María Dora Alba Sánchez Gómez, quien viene siendo objeto de la misma situación, a raíz de dos denuncias colocadas, una en noviembre del 2014, sobre Irregularidades en matrículas, y otra por la denuncia colocada en octubre del 2016, sobre un posible plagio en un libro publicado por el Rector de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), como Autor, y otros altos directivos como Coautores. La universidad le abrió y adelantó un proceso disciplinario por esos hechos, el que culminó con la destitución de la profesora y la inhabilidad por 12 años para ocupar cargos públicos.

Los dos casos anteriores, evidencian la forma como algunos Rectores y directivos universitarios, pretenden silenciar el pensamiento crítico de los docentes, aún, cuando, en casos como estos, el docente esté cumpliendo con un deber legal, el de denunciar. Acciones como estas, vulneran de manera grave la libertad de pensamiento, la libertad de cátedra, y la libertad de expresión del estamento docente, sin las cuales no existe la autonomía de los universitarios garantizada por la Constitución Nacional de Colombia.

En el primer caso la universidad utiliza el mecanismo de cambiar la modalidad de vinculación y desmejora las condiciones laborales de la docente; y en el segundo, la Universidad utiliza el Poder Disciplinario, convirtiéndose en Juez y parte, para perseguir, hostigar, y acallar las voces críticas, destituyendo a quien se ha atrevido a cuestionar asuntos éticos de sus directivos.

Por todo lo anterior los asambleístas expresamos nuestro respaldo a las profesora Carmen Eugenia Fonseca Cuenca y María Dora Alba Sánchez Gómez frente a sus denuncias y por la difícil situación que están atravesando en este momento, valoramos su actitud ética en el ejercicio de su labor docente.

De igual forma, instamos a las directivas de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) y Universidad Abierta y a Distancia UNAD y a la Procuraduría General de la Nación, a que se garanticen todos los derechos fundamentales, actúen y decidan en derecho, respetando el debido proceso de las profesoras.

La Asamblea reflexionó sobre algunas acciones que, a futuro, pueden mejorar la situación actual y evitar que se repitan casos como los presentes:

Universidades y Gobierno Nacional deben cumplir las sentencias de las altas Cortes en relación con la Formalización Laboral, en el contexto docente universitario y darle trámite al Proyecto de Decreto producto de la Comisión Nacional de Formalización Laboral, ya que la precarización del trabajo docente universitario llega a tal punto en todas las universidades que los profesores pierden la autonomía en su ejercicio profesional, lo que va en detrimento de la calidad académica de nuestras universidades.
Las Oficinas de Control Interno Disciplinario, no pueden seguir dependiendo de los Rectores, por dos razones: la primera, que estas oficinas se han convertido en una herramienta de acoso, que utilizan los rectores para perseguir a sus críticos y acallarlos; la segunda, el hecho que el Jefe de Control Interno Disciplinario dependa directamente de los Rectores, viola claramente el principio administrativo disciplinario de imparcialidad y autonomía, un subordinado no puede ejercer control sobre su jefe inmediato puesto que esa subordinación le impide ser imparcial.

Finalmente, la Asamblea hace un llamado a todos los profesores a asumir una actitud ética y política frente a esta situación, denunciarla y luchar para que, en acción conjunta de directivos universitarios, Gobierno y entes de control como la Procuraduría, sancionen en las universidades los delitos contra los derechos de autor como el Plagio y proscriban la persecución y el acoso laboral, para que vuelva a ellas el respeto y la ética en el debate y el trabajo académico.

ASAMBLEA NACIONAL DE DELEGADOS DE ASPU

Bogotá, DC, febrero 18 de 2017

Modificado por última vez en Miércoles, 01 Marzo 2017 16:22