Jueves, 19 Enero 2017 15:39

Abuso del poder administrativo en la Universidad del Cauca

 

Los representantes profesorales al Consejo Académico Augusto Velásquez y Luis Reinel Vásquez, han alertado a la comunidad universitaria sobre la propuesta de Acuerdo que pretende tramitar el profesor Roberto Rodríguez, Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, y Representante de los Académicos al Consejo Superior, con el propósito de solicitar, bajo la figura de la dedicación exclusiva, un aumento a la base salarial del 22% para los docentes que desempeñen el cargo de decanos(as), a partir de Enero de 2017.

La mencionada propuesta de Acuerdo se pretende aprobar en próximas sesiones del Consejo Superior, sin ningún tipo de análisis ni debate sobre las finanzas de la Universidad, y en contravía de lo estipulado en el Acuerdo 043 de 1994, por el cual se reglamenta la dedicación exclusiva de los profesores de la Universidad del Cauca, y que consigna claramente en el Artículo tercero: “La designación de dedicación exclusiva es temporal y voluntaria y se distribuirá por períodos anuales o por el tiempo que el profesor permanezca en el ejercicio de las funciones que hayan dado lugar a tal designación".

La Junta Directiva de ASPU-Cauca se pronuncia en total desacuerdo con esta iniciativa que surge como una argucia ilegal, autoritaria, excluyente y antidemocrática, en detrimento de la ética y la moral universitaria, y de las finanzas de la Universidad Pública, por las siguientes razones:

1. Pretender designar dedicación exclusiva como incremento a la base salarial, es decir con carácter permanente en el salario del funcionario, va en contra del criterio temporal que establece la norma (Acuerdo 043 de 1994), lo que constituye un impedimento legal para su aprobación.
2. La aprobación de dicho Acuerdo constituiría un incremento excesivo considerando que la actual administración Castrillón Orrego aprobó un incremento, en forma de bonificación de dos salarios mínimos mensuales al cargo de decano.
3. Una segunda prebenda salarial para los decanos, en la presente administración universitaria, contribuiría a engrosar el listado de acciones que constituyen un evidente abuso de poder en la administración Castrillón Orrego, que no ha ahorrado esfuerzos en beneficiarse laboral y económicamente del cargo directivo en la Universidad del Cauca. Citamos sólo dos casos: a) ampliando de tres a cinco años el periodo rectoral; b) adjudicándose la exclusividad de la misma figura en cuestión, la dedicación exclusiva, pues ningún otro docente en la Universidad del Cauca goza de ella, con el agravante de haber pretendido el incremento a la base salarial, en flagrante violación del carácter temporal establecido en la norma, como también ahora lo propone el profesor Roberto Rodríguez para beneficio propio.
4. En correspondencia con el carácter clientelista y politiquero de la actual administración, la aprobación del Acuerdo constituiría un pago excesivo a los funcionarios que han servido con obediencia y sumisión al estilo autoritario del rector Castrillón Orrego, en detrimento de los recursos financieros de la Universidad, que terminaría pagando no menos de doscientos millones de pesos anuales.
5. Esos recursos, si en verdad hay disponibilidad financiera en la Universidad del Cauca, deberían emplearse en subsanar carencias que, en materia de contratación docente, estímulos para la investigación y la interacción social, así como la implementación logística de laboratorios, talleres, salas computarizadas y bibliotecas, presentan las facultades en el desarrollo de sus procesos académicos.
6. Resulta al menos paradójico que en el mismo momento en que el Gobierno Nacional anuncia su campaña contra la corrupción en la administración pública, en la Universidad del Cauca se pretenda tramitar un Acuerdo que destina recursos públicos a los intereses particulares de nueve funcionarios, sin considerar que, bajo el mismo argumento de dedicación exclusiva, se está excluyendo a los jefes de los departamentos y a los coordinadores de programas que trabajan más que los decanos. Y también a la mayoría de profesores de tiempo completo que, por cuenta de la Resolución VRA 802, forzosamente estamos con dedicación exclusiva en la labor académica de la Universidad del Cauca.

Finalmente, exhortamos a los miembros del Consejo Superior a rechazar este tipo de proyectos que solo benefician intereses personales y estimulan el clientelismo y la corrupción en las entidades públicas, y hacemos un llamado a la profesora Beatriz Bastidas y al estudiante Andrés Felipe Velasco, respectivos representante de los profesores y representante de los estudiantes al Consejo Superior, a pronunciarse sobre el particular ante los estamentos universitarios que ellos representan.

¡LA LUCHA Y LA DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA ES DE TODOS!

Junta Directiva de ASPU-Cauca

Modificado por última vez en Lunes, 23 Enero 2017 05:27