Jueves, 08 Septiembre 2016 15:11

Carta Abierta No. 2

Carta Abierta No. 2 Archivo

Popayán, 08 de septiembre de 2016

Comunicado a la opinión pública:

Con especial agrado hemos recibido la misiva que el despacho de la Vicerrectorà Acadèmica  ha socializado a la comunidad universitaria, pues ella contribuye a dinamizar el diálogo universitario, compromiso de nuestra organización y herramienta de construcción universitaria.

Pretende la Dirección de Unicauca imputar responsabilidades a ASPU sobre inasistencia a las reuniones de negociación introduciendo la discusión sobre los permisos sindicales de los profesores directivos de la Asociación. Valga la oportunidad para explicar a toda la comunidad que los permisos sindicales constituyen una obligación a cargo de los empleadores impuesta por el artículo 39 de nuestra Constitución que dispone: “Se reconoce a los representantes sindicales el fuero y las demás garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión.”, la Ley 584 de 2000, en su artículo 13 indicó:

Las organizaciones sindicales de los servidores públicos tiene derecho a que las entidades públicas les concedan permisos sindicales para que, quienes sean designados por ellas, puedan atender las responsabilidades que se desprenden del derecho fundamental de asociación y libertad sindical.”

Por su lado, la disposición referida en precedencia, fue reglamentada por el Decreto 2813 de 2000, en cuyo texto se dispuso lo siguiente:

“Artículo 1º - Los representantes sindicales de los servidores públicos tienen derecho a que las entidades públicas de todas las ramas del Estado, sus órganos y sus organismos de control, la organización electoral, las universidades públicas, las entidades descentralizadas y demás entidades y dependencias públicas del orden Nacional, Departamental, Distrital y Municipal, les concedan los permisos sindicales remunerados necesarios para el cumplimiento de su gestión.”
Calla el comunicado de la Vicerrectoría, el hecho de que, contrario a tan claro mandato legal, la Universidad del Cauca dice conceder permisos sindicales para la negociación y otras actividades de los profesores, pero niega en la práctica el derecho, pues no libera al profesor de las actividades docentes contempladas en la carga académica, por lo que el profesor aunque tenga permiso sindical, si éste coincide con la clase programada debe dictarla o consensuar con los estudiantes trasladarla para otro horario, es decir, que la universidad nunca le da permiso para realizar la actividad sindical, pues él debe igual reponer todas las actividades docentes, a riesgo de que por acudir a una tarea sindical pueda ser calificado negativamente por los estudiantes, poniendo en riesgo el empleo.

Dice en su numeral 3 la Dirección Universitaria que: “Ha sido motivo de especial preocupación tal fenómeno...”, refiriéndose a la vinculación de los que ella llama docentes ocasionales, asegurando que su situación: “...se ha deteriorado desde hace cerca de dos décadas.”; tal deterioro lo constituye el hecho de que a estos profesores solo se les paga 8 meses de salario al año, se les desconoce el derecho a la cobertura de salud y aportes pensionales 4 meses del año, se les niega el acceso a recursos para formación posgradual, pero si se les exige para ser contratados, es decir que además que no se les paga la totalidad de su salario, de allí deben pagar su formación, requisito para la calidad de la universidad. Aprovechemos la oportunidad para recordar lo dicho por la Corte Constitucional en la Sentencia C-006 de 1996:De otra parte, las universidades oficiales han de hacer un uso racional de esta modalidad de vinculación, evitando con ella suplir carencias que se originan en circunstancias de orden financiero y/o político, tales como reducción de costos educativos, congelación de plantas, ausencia de disponibilidades presupuestales, insuficiencia de plazas, etc, ..., pues mal podría aceptarse que su "rentabilidad" se fundamente en el detrimento de las condiciones y derechos de esta clase de servidores públicos.

Las estadísticas arrojan cifras que conducen a la conclusión de que la figura del "profesor ocasional" se ha desvirtuado, son varias las universidades oficiales en las que el número de profesores de carrera es sustancialmente inferior al número de docentes ocasionales; así mismo, se evidencian muchos casos, como el de los intervinientes de la Universidad de la Amazonía, en los que la vinculación a través de esta figura se ha extendido por cinco y más años; tales circunstancias no hacen más que contrariar la naturaleza de esta modalidad...

Llama la atención la Sala sobre la responsabilidad que tienen las instituciones públicas, en este caso específico, las universidades oficiales, de hacer un uso razonable de los instrumentos que les brinda la ley para el cumplimiento de sus funciones, sin valerse de ellos, desvirtuándolos, para suplir necesidades o carencias para los cuales no fueron creados.”

Queda claro, que no es que las condiciones de los ocasionales se han deteriorado, son las direcciones de las universidades, las que violando la ley, las han deteriorado vinculando bajo esta figura a profesores, no para cumplir labores ocasionales, sino las permanentes, de los programas cotidianos y misionales de la universidad, y con el argumento de que no hay condiciones presupuestales, pretenden justificar el no pago de los salarios y prestaciones que al profesor le reconoce la Constitución y la ley. Y la Corte les requirió desde 1996 el deber de abandonar esta práctica ilegal, pero, aprovechándose de las necesidades del profesor, la universidad le sigue imponiendo está forma de vinculación falsa.

ASPU emprendió una acción nacional tendiente a erradicar estas prácticas oprobiosas de vinculación docente, y ha logrado que el gobierno nacional asuma la responsabilidad de destinar recursos adicionales para las universidades y decretar un proceso de formalización del empleo docente, que no puede ser calificado de demagógico ni emotivo, al cual llamamos se sume la Universidad del Cauca. Nunca se podrá defender lo público condenando a los profesores y a sus familias a la pérdida de sus derechos legales y constitucionales

Sin duda, en ASPU soñamos con una universidad pública pujante, al servicio de la sociedad, que con su labor eleve cada día la calidad de vida de los colombianos, y esa universidad no se podrá construir sometiendo a profesores y trabajadores a condiciones laborales y profesionales ignominiosas, utilizando los salarios y prestaciones que se les quitan, para presentarlos como ejercicios de reducción de costos de funcionamiento o falsa eficiencia administrativa.

Y tal vez, el numeral 6 es el más diciente de ese comunicado, allí llama la Vicerrectoría a: “no judicializar las diferencias conceptuales”, ello se debe a que por la utilización irregular de las formas de vinculación, la Corte Constitucional en la Sentencia C-614 de 2009 dijo: “Tal detenimiento resulta explicable por las graves implicaciones que tiene para el Estado la distorsión de ese contrato y la generación irregular, a través de él, de relaciones laborales.

En primer lugar, la generación de relaciones laborales con ocasión de la suscripción de contratos de prestación de servicios involucra el desconocimiento del régimen de contratación estatal...

En segundo lugar, con ese proceder se desconocen múltiples disposiciones constitucionales referentes a la función pública pues de acuerdo con ellas no habrá empleo público que no tenga funciones detalladas en ley o reglamento (Artículo 122); los servidores públicos ejercen sus funciones en la forma prevista en la Constitución, la ley y el reglamento (Artículo 123); el ingreso a los cargos de carrera se hará previo cumplimiento de estrictos requisitos y condiciones para determinar los méritos y calificaciones de los aspirantes (Art. 125) y la ley determinará la responsabilidad de los servidores públicos y la manera de hacerla efectiva (124).

En tercer lugar, se vulnera el régimen laboral porque se propicia la vinculación de servidores públicos con desconocimiento del régimen de ingreso a la función pública y se fomenta la proliferación de distintos tratamientos salariales y prestacionales con la consecuente vulneración de los derechos de los trabajadores.

En cuarto lugar, se desconoce el régimen presupuestal pues se prevén cargos remunerados sin que estén contemplados en la respectiva planta de personal ...

Finalmente, se causa un grave detrimento patrimonial al Estado pues como consecuencia de esas relaciones laborales, irregularmente generadas, se promueven demandas en su contra que le significan el pago de sumas cuantiosas.”

Advirtió aquí la Corte, aprovechando el caso de los contratos de prestación de servicios, que con la utilización irregular de cualquier forma de vinculación, las entidades públicas pueden ser objeto de acciones judiciales que las condenen al pago de sumas cuantiosas, veamos por ejemplo el caso de los profesores que llevan 10 o más años de vinculación en la modalidad ilegalmente utilizada de ocasionales, su derecho es reclamar el pago de la totalidad de los salarios, prestaciones y costos de seguridad social (salud y pensiones) que la universidad ha dejado de reconocerles desde que se vincularon, ello constituye una suma muy importante que pone en grave riesgo la estabilidad financiera institucional. Pero es un derecho del profesor, que nadie puede desconocerle en el Estado Social de Derecho; es por eso que ASPU propone un proceso de transición concertado, en el cual se le reconozca a los profesores el daño que se les ha causado históricamente y se establezca una forma de reparación que les garantice la estabilidad laboral

Por todo lo anterior recibimos positivamente la invitación de la universidad a continuar los diálogos y manifestamos nuestro inmediato compromiso, siempre y cuando las reuniones tengan por objeto construir soluciones reales a los problemas que se le ha causado al profesorado, llevando fórmulas que inviten a alcanzar acuerdos de ninguna manera a repetir los seis meses de negativas sin fundamento que caracterizaron este período fallido.

JUNTA DIRECTIVA ASPU SECCIONAL UNIVERSIDAD DEL CAUCA

Modificado por última vez en Viernes, 09 Septiembre 2016 08:23