Domingo, 27 Agosto 2017 08:01

Sobre la indexación nacional de revistas – Convocatoria 768 de Colciencias Destacado

 

Mayo de 2107 

Carta dirigida en mayo de 2017 al rector de la Universidad Nacional por parte de los editores de revistas académicas de la Universidad Nacional

En 2016 Colciencias preparó, socializó y promulgó la convocatoria 768 que modifica los criterios para la indexación y homologación de las revistas especializadas de ciencia, tecnología e innovación en Colombia.  De manera general, esa convocatoria plantea un proceso de evaluación de revistas en dos etapas; una de diagnóstico y otra de clasificación, dentro de un cronograma que abarca desde agosto de 2016 hasta septiembre de 2017.

 

La convocatoria, la justificación del cambio de modelo de clasificación y homologación, y los nuevos criterios que se exigen a las revistas, han suscitado varias reacciones de las instituciones y los editores universitarios, profesores e investigadores, y una serie de respuestas que se han dirigido a Colciencias. Al respecto, podríamos destacar las siguientes:

  

  1. En la fase de socialización de los nuevos criterios para indexar y homologar las revistas, justo antes de que se lanzara de manera oficial la convocatoria, varios editores expresaron sus inquietudes verbalmente, en los eventos de socialización, y por escrito, a los funcionarios de la Dirección de Fomento y a la Subdirección General de Colciencias. De tales reacciones se da cuenta en el informe que realizó Colciencias sobre  los eventos de socialización (http://bit.ly/2bjtinE), en el que se registra la recepción de 173 comentarios sobre el nuevo modelo de clasificación.
  2. La Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (Aseuc), a la que pertenecen más de 60 universidades, envió también un comunicado oficial a Colciencias en la fase de socialización, con un análisis detallado de la propuesta del nuevo Publindex, en los que expresaba a lo largo de 19 puntos, varias preocupaciones de fondo y forma sobre el contexto, la aplicación y las repercusiones de esta política de Colciencias.
  3. En la ejecución de la fase de diagnóstico se identificaron varios problemas de la nueva política, que señalaron los editores en sus comunicaciones y que no fueron considerados por Colciencias, frente a lo que un grupo de universidades presentó una carta anunciando su retiro de la convocatoria. Después de esa carta, Colciencias emitió una adenda en la que modificaba el calendario de la convocatoria y anunciaba la creación de un comité de expertos para que revisara los resultados de la fase de diagnóstico y propusiera ajustes para la fase de clasificación. Las universidades, después de la adenda, decidieron continuar en el proceso, a pesar de que varias de las observaciones no se solucionaron, ni recibieron respuesta por Colciencias.
  4. En noviembre de 2016, el Comité de Editores de Revistas Científicas y Académicas de la Universidad Nacional de Colombia, con el apoyo de Aseuc, convocó a un debate nacional sobre la política del Publindex, en el que participaron integrantes de los equipos editoriales de 82 revistas académicas de 52 universidades, asociaciones científicas o editoriales. En el debate se analizó la nueva política de indexación y homologación y se hizo evidente que hay un desacuerdo mayoritario de parte de los editores y sus equipos, sobre su justificación, requisitos y aplicación del nuevo modelo. En el evento se organizaron mesas de trabajo y se hizo una encuesta para recoger información sobre la percepción del modelo Publindex propuesto. Mientras el nuevo modelo dice buscar y enfocarse en que las revistas mejoren su impacto, el 99.6% de los encuestados afirmó que este modelo no contribuye a mejorarlo. Se remitió a Colciencias una carta con los resultados del debate y la opinión de los editores que participaron.
  5. El 14 de febrero de 2017, Colciencias hizo una selección de universidades y citó a sus rectores para presentar el análisis de los resultados del diagnóstico y los cambios que se incluirían en la fase de clasificación. La reunión fue informativa, de socialización, no de aprobación o validación del nuevo modelo por parte de los rectores. Los cambios que anunció Colciencias para la fase de clasificación son de forma y varios de ellos, de aspectos relacionados con la plataforma, no de fondo, ni solucionan los problemas ya señalados por los editores en sus diferentes comunicaciones.
  6. El 1º de marzo Colciencias respondió por medio de un correo electrónico la carta mencionada en el punto 4 de esta comunicación. En esta respuesta no atiende ninguna de las observaciones que se derivaron del debate, y remite al informe que publicó sobre la fase de diagnóstico y las condiciones de la clasificación.  Adicionalmente, plantea que el nuevo modelo fue avalado por los rectores en la reunión realizada el 14 de febrero: “Documento que se llevó a discusión el pasado 14 de febrero de 2017 en la reunión con los rectores de treinta universidades de educación superior y Colciencias…Como resultado de esta reunión se acordó acoger la propuesta presentada y abrir la Etapa II de la convocatoria…”

Considerando la forma como se ha desarrollado la convocatoria 768, las respuestas de Colciencias que no están bien sustentadas o que tienen errores técnicos o de interpretación sobre lo que se consulta, y la inexistencia de una política estructurada de comunicación científica que solucione los problemas de visibilidad del conocimiento científico, social y artístico colombiano que Colciencias usa como justificación de las nuevas condiciones para indexar u homologar revistas científicas en Colombia, nos permitimos afirmar lo siguiente:

 

  1. El nuevo modelo de indexación no responde a las necesidades reales y al estado que han alcanzado varios proyectos editoriales de revistas en Colombia, ni propicia su fortalecimiento, su nivelación en el tiempo a partir de las capacidades institucionales ya construidas. La evidencia más clara de esto es que en el mismo Informe de la convocatoria para indexación de revistas científicas colombianas especializadas - Publindex (http://bit.ly/2oIAt21), de tres objetivos que se plantean para mejorar la calidad de las publicaciones científicas, sólo uno corresponde directamente a las revistas, y las estrategias propuestas son poco claras o, incluso, irrelevantes.
  2. Con respecto a las estrategias que plantea el nuevo modelo (objetivo 3, estrategias 3.1-3.2), podemos decir que muchos editores ya no necesitan un curso “paso a paso” o que “desmitifique” la indexación en sistemas internacionales, sino apoyos concretos, que solucionen problemas reales, como la falta de recursos económicos y humanos, la infraestructura tecnológica o las capacidades técnicas, para impulsar el norte temático de las revistas, ampliar las redes internacionales y hacer una gestión de contenidos mucho más eficiente. 
  3. La clasificación en Publindex no representa ningún prestigio internacional para una revista colombiana. Tal clasificación no es tenida en cuenta por autores de otros países, ni tampoco hace más visible los contenidos de la revista; Publindex no alcanza a ser ni siquiera una base de datos, ni sus buscadores son robustos. Por el contrario, la carga burocrática y laboral de participar en cada convocatoria de indexación en Colciencias, es enorme para el editor y su equipo, contrario a como se maneja la evaluación de revistas en otros sistemas internacionales, en los que se puede someter una revista con una información mínima de presentación y enviar o referenciar los contenidos publicados en línea o en página web. El manejo que Colciencias le da al Publindex es obsoleto y marcadamente burocrático.
  4. El nuevo modelo de clasificación recarga la evaluación de las revistas en las métricas, y a pesar de que argumenta el uso de indicadores como el “H” y el factor de impacto del SJR para valorar todas las áreas con más equidad, los resultados no le hacen justicia a la calidad y a los propósitos de algunas revistas. En áreas como las ciencias humanas las revistas no se deben evaluar (y menos clasificar) únicamente por sus métricas de citación. Sistemas de citación de gran tradición y prestigio como el Web of Science, lo afirman así y reconocen que esto sería un error para las revistas de artes y humanidades.
  5. La nueva política de indexación de revistas no apunta al fomento y a la nivelación de capacidades en el país, sino que genera exclusión y estratificación. La evidencia no sólo está en las mismas condiciones del modelo, sino hasta en la última reunión que citó Colciencias para divulgar las condiciones de la fase de clasificación, a la que sólo fueron convocados los rectores de algunas universidades, y no a los editores, que son los directamente responsables de los proyectos.
  6. Las universidades públicas y privadas en Colombia, y las demás organizaciones u entidades que editen revistas científicas, deben continuar trabajando en fortalecer sus capacidades editoriales, en mejorar sus contenidos, sus procesos de gestión y producción, y en su reconocimiento como publicaciones de calidad en sistemas de indexación reconocidos regional e internacionalmente, no enfocándose en estrategias de marketing para inflar indicadores de citación, sino buscando estrategias más efectivas para que los contenidos que se producen sean cada vez más relevantes y se usen en procesos de formación e investigación de cada disciplina, en general.
  7. A pesar de que la indexación y la homologación de revistas sólo sería de interés para investigadores colombianos, en especial de las universidades públicas por efectos de la política de estímulos que se consigna en el decreto 1279 (y que consideramos que es la justificación implícita, que subyace al nuevo modelo de indexación), consideramos que participar en este nuevo proceso no es pertinente para las revistas, y podría enviar un mensaje confuso a la comunidad académica y al público en general, sobre la calidad editorial y científica de las revistas.
  8. Se debe convocar a un trabajo nacional y conjunto entre editores, investigadores y directivos universitarios, para formular una verdadera política de comunicación científica, y una política de reconocimiento a la productividad académica, que no menoscabe la estabilidad de los proyectos editoriales que se editan en Colombia, por el simple hecho de que aún, no se reporten en los dos índices bibliográficos de citación (JCR y SJR). La política debe buscar la nivelación de los proyectos editoriales que lo necesiten, para mejorar su calidad editorial, su calidad académica, su gestión editorial, y su infraestructura tecnológica, sin que el modelo de evaluación ni el instrumento que se utilice para tal fin, estratifique las revistas y destruya las particularidades y la historia de cada proyecto editorial, por los fines mismos del instrumento, no de la calidad de cada revista y a su reconocimiento en las disciplinas.

Por todas las razones expuestas, los abajo firmantes expresan su desacuerdo con los nuevos criterios para indexar y homologar revistas en Colombia, y piden a las directivas de la Universidad Nacional de Colombia, manifestar su rechazo del mismo y retirar el conjunto de revistas institucionales de la presente convocatoria de indexación y clasificación de Publindex.

Comité de Editores de Revistas Científicas y Académicas de la Universidad Nacional de Colombia

Modificado por última vez en Domingo, 27 Agosto 2017 10:23